UNA USEM CON ESPIRITUALIDAD, ES UNA USEM CON SUSTENTO Y SENTIDO.

Logo Redes Sociales 2Mucho se busca hoy la espiritualidad. Poco se sabe qué es. El Cambio de Época que vivimos la reclama, pues en el fondo hay una exigencia explícita de sentido, de finalidad, de congruencia, de discernimiento, de orden con claro destino.

Han resultado insuficientes la inmediatez de miras, la estrechez de sentido que se manifiestan en el pragmatismo, en el eficientismo, en el utilitarismo, en la seducción mercadológica, pero sobre todo en la autoreferencialidad individual o incluso colectiva (de ahí el drama de las democracias de hoy: posibles acuerdos sin sustento verdadero. V.gr.: Fariseísmos legales como el cuidar la presión arterial de las personas quitando el salero de las mesas en los restaurantes, aunque se legalice, meses antes, la destrucción de la vida de miles de no nacidos).

Aquellos que reflexionan adecuadamente la realidad de hoy, saben que no es suficiente la propia experiencia, conocimiento, sentir o parecer. Esta es la autoreferencialidad señalada. La realidad es compleja. Ésta, debe ser constantemente leída, escuchada, analizada, discernida. Una verdadera espiritualidad parte de este acto esencial de humildad. La inteligencia (inter-leggere, o sea leer hacia dentro) implica esta acción de verificar dentro, lo que está fuera, con sus capacidades implícitas: revisión de fines, medios, disposiciones, antecedentes, fundamentos.  Y no sólo vivir caprichudamente de lo que sale de dentro: pasiones, conveniencias, impulsos, ideas propias.

Sin embargo, este ejercicio de reflexión y meditación de la realidad es sólo una mínima parte de la vida espiritual. Además de ser sensible a los hechos y circunstancias, se requiere de la construcción de un conjunto de referentes que me permitan leer correctamente la realidad. Es decir unos lentes bien graduados por las exigencias evangélicas y los afectos de misericordia. Paralelamente debe acompañarse de una sana disposición: paciencia frente a la realidad, generosidad en nuestro esfuerzo y el desprendimiento de mis bienes, perseverancia en nuestra comunicación con otros, así como un decidido esfuerzo de mantenerse en un acercamiento y apertura para saber interpretar y entrar a la realidad.

Pero además del esfuerzo personal y colectivo, en la vida espiritual se exige, fundamentalmente, una constante capacidad de ver los signos de los tiempos. Se requiere además la vida de la gracia, mi esfuerzo por dar un salto existencial, con el fin de SUMARME(NOS) A LA SABIDURÍA, AL SUMO BIEN, A LA FUERZA DEL AMOR INTELIGENTE. La verdadera vida espiritual requiere salir de la autoreferencialidad, para vivir en un dinamismo mucho más amplio, que en sí mismo es creativo. Sólo en esta realidad es posible perdonar, reconciliar, vivir la comunión, la esperanza, la unidad, la fe, la caridad. ¿Qué sería de la empresa sin estas virtudes? ¿Qué sería de la USEM sin estas virtudes?

Debemos preguntarnos, por ejemplo: ¿Cómo vivo mi servicio a la USEM, en sus distintas estructuras (UNIAPAC, Confederación, USEM local)? ¿Vivo en la autoreferencialidad? ¿Lo que ofrezco es sólo lo mío, lo de mis próximos, o participo de una sabiduría mucho más amplia? ¿Desde qué lentes veo a la USEM y a la realidad histórica que nos corresponde vivir? ¿Qué sucedería si veo a la USEM desde mi miopía, y en ella no genero ni frutos, ni generosidad verdadera? Hagámonos otro tipo de preguntas con relación a nuestro servicio: ¿USEM está dando luz a otras instituciones que participan para humanizar el mundo económico para hacerlo más solidario? ¿Estamos generando empresas más humanas y productivas, con mayor responsabilidad social? Estoy seguro que sí. USEM ha dado muchos frutos, pero la realidad nos está interpelando para dar más. Recordemos, somos nosotros los que participamos del Plan de Dios, de sus tiempos, de su pedagogía, y no Dios quien debe responder a nuestros planes.

La vida espiritual requiere constantemente de piedad,  de lectura espiritual, de silencio, de discernimiento, de sacrificio que doblegue nuestra soberbia y fomente la humildad, de desprendimiento, de cruz que nos aleje del confort y la autoreferencialidad, de verdadera oración (es decir fomentar mi disposición y experiencia constante de Dios), de la participación en los sacramentos, pues ellos son las vías más cercana que me permiten participar la vida divina. Revisemos nuestros frutos, pues ciertamente el Evangelio lo señala claramente: “Por sus obras los reconoceréis”. ¿Cuáles son tus obras? ¿El servicio que presto, el servicio que ofrecemos es un bien para los demás? ¿Suma o resta? ¿Multiplica o divide? ¿Se leen así, como un servicio?  ¿Son un servicio?

La USEM debe trabajar, abiertamente, y cada vez más su espiritualidad. Este aspecto es lo que la hace diferente a otras asociaciones o gremios. La USEM no ofrece productos. Ofrece sentido a la existencia, a la persona del empresario. Es un espacio que abre a la experiencia de formación para llegar a ser un empresario profundo y vinculado con la realidad social, pero sobre todo con Dios una realidad que nos trasciende, que es Principio y Fin, Alfa y Omega. Nuestro éxito, el cumplimiento de nuestra visión y finalidad depende de nuestra participación y seguimiento a Jesús. No depende tanto de caminos técnicos o administrativos, que son necesarios, pero profundamente insuficientes. Recordemos: los laicos son de este mundo, pero no sólo.

23 de Mayo, 2013

Pbro. Eduardo Corral M.
Asesor Moral
Confederación USEM

Anuncios

Acerca de Confederación USEM, A.C.

Misión Unir, Orientar y Motivar a los dirigentes de empresa para que, a la luz del pensamiento social cristiano, se comprometan a su mejoramiento personal, a la transformación de su empresa y del medio empresarial y a contribuir en la construcción de una sociedad más justa, más fraterna y más humana”. Perfil de la empresa Sostenemos que toda organización económica y social debe partir del hombre ya que éste es el autor, el centro y fin de la vida económica y social, A su vez, la vida social debe ser un medio para que el hombre alcance su propia plenitud mediante la participación solidaria y subsidiaria en el bien común. Descripción Somos una Asociación de Dirigentes de Empresa que desde 1957 estamos convencidos de la necesidad de nuestro mejoramiento profesional y moral para promover los valores humanos en la empresa y en la sociedad.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo, Educación, Emprendedora, Persona, Principios, Responsabilidad Social Empresarial, RSE, Valores y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s